Museo Aborigen Chorro de Maíta

Ubicado a sólo 4 millas (7 kilómetros) de Guardalavaca, el Museo Chorro de Maíta es una visita obligatoria durante su estancia en Guardalavaca. Este museo pequeño alberga un impresionante cementerio aborigen.

Museo Aborigen Chorro de Maíta
Eastern Cuba
Eastern Cuba, Cuba, Centroamérica

Tour Guiado

Tour de Ciudad

Histórico

Caminata

Viaje en Bote

Caminatas en Naturaleza

Museo

Kayak

Más

Eastern Cuba

El Museo aborigen Chorro de Maíta muestra una colección de aproximadamente 200 esqueletos. Los esqueletos, que datan de los siglos XV y XVI, se muestran exactamente como los habían encontrado con los brazos cruzados sobre el pecho o en posiciones fetales. Las flechas de colores marcan donde se encontraban las joyas u otros artículos. Usted podrá observar estos artefactos precolombinos incluyendo los collares de coral, ídolos de oro y cerámica tallada a mano, en las vitrinas que rodean el área excavada. Este museo es pequeño pero fascinante, y tiene folletos en inglés y español que explican el lugar de enterramiento.

Este cementerio fue descubierto en 1986 y es uno de los más antiguos en todo el continente americano. Perteneció a los taínos, un grupo aborigen que vino a Cuba desde Hispaniola (en la actualidad República Dominicana y Haití) en dos oleadas, una en 1100 d. C y de nuevo en el siglo XV. Los taínos eran una cultura pacifica que vivían en pequeñas aldeas, cultivando la tierra para el maíz y la yuca. Eran excelentes tejedores, alfareros y constructores de barcos.

Los restos encontrados en este cementerio continúan fascinando a los arqueólogos; una persona es una mezcla de español e indígena, uno de la mezcla entre nativo y africano, uno del norte de África y la otra es una mujer aborigen mesoamericana. Además, hay 23 personas enterradas aquí que no eran de esta región. Por lo tanto, el cementerio tiene una cantidad inesperada de la diversidad étnica.

Al otro lado de la calle hay un pueblo indígena modelo. Este sitio conocido como la Aldea Taína, tiene varias exhibiciones interesantes que muestran cómo era la vida de los taínos. Podrá verlos bailar, preparar comida y realizar ceremonias. Es un poco cursi, pero le dará una buena idea de cómo vivían estas personas. También hay un pequeño restaurante y bar de aquí.