Operation Just Cause


Noriega’s downfall began with another election. This one, held in 1989, saw Noriega-backed candidate Carlos Duque run against Guillermo Endara, a protégé of Arnulfo Arias. Arias, at the age of 86, had died the previous year.

Not surprisingly, the election was corrupt. Ballots were lost or destroyed and voters were turned away from the polls. Jimmy Carter flew to Panama to observe the election and declared, “The government is taking the election by fraud.” Carter proclaimed Endara to have won by a huge margin, but the Panamanian government acknowledged Duque as the victor. Following the government’s declaration, Endara and his running mates mounted a protest but were met by the Panama Defense Force. Protesters were shot with tear gas, Endara was knocked unconscious, and his running mates were beaten.

At this point, many people within the PDF were beginning to get weary of Noriega and his tactics. A major named Moises Giroldi mounted a coup (with support from the U.S.) and took Noriega hostage at his headquarters. However, amidst the confusion Noriega phoned loyal troops, who surrounded the building and fought with the rebels. Noriega eventually won out, and everyone involved with the coup was killed. In the wake that followed, the U.S. government denied any dealings with Giroldi.

Everything came to a boil with the murder of U.S. Marine Corps lieutenant Robert Paz. Paz was shot in Panama City on December 17, 1989 in a clash with the PDF. Three days later, U.S. President Bush ordered an invasion of Panama. Known as Operation Just Cause, this invasion was justified by the Bush administration as an attempt to protect U.S. civilians living in Panama, as well as to stop the massive drug trafficking and money laundering that was taking place in Panama.

Noriega fled and sought asylum at the residence of the representative of the Vatican in Panama. However, on Christmas Eve, 1989, U.S. forces began a psychological operation against Noriega by blasting loud rock music outside the residence. Noriega was rumored to detest rock music, and it prevented him from getting any sleep. He surrendered on January 3, 1990 and was immediately flown to the U.S. In 1992 he was sentenced to 40 years in a Miami prison on drug and racketeering charges. His sentence was later reduced and was completed in 2007. He remained in custody while facing extradition to France, where he faced more charges. He was finally extradited in 2010 and sentenced to seven years in a French prison.

Panama later called for his extradition, and on December 11, 2011, Manuel Noriega was extradited to Panama and incarcerated at the El Renacer Prison. In 2012, he was briefly taken to a hospital after suffering a stroke. He returned to the prison and remains there to this day.

Although it is difficult to pin down an exact number, Operation Just Cause is thought to have left between 400 and 4,000 civilians dead. One of the hardest hit areas was El Chorrillo, one of Panama City’s poorest neighborhoods. Largely made up of wooden tenements, El Chorrillo was ravaged by fires that left hundreds of people dead.

Democracy in Panama

During the U.S. invasion, Guillermo Endara, the presidential candidate who had been cheated out of the presidency in 1989 and subsequently beaten by Noriega’s goons, was sworn in as president. His presidency saw another round of instability, as the country attempted to recover from the invasion and other economic issues related to U.S. sanctions. A failed military coup during this time also led to the disbandment of the Panama Defense Forces. Today, Panama lacks a standing army, but has limited military forces that include the National Police and National Borders Service.

Although Endara’s presidency was without major successes, it did establish a base for legitimate democracy in Panama. Ernesto Pérez Balladares, a member of the PRD (the same party as Noriega and Torrijos), succeeded Endara in 1994. The election was notable for featuring Ruben Bladés, the famous singer and actor, and Mireya Moscoso, the widow of Arnulfo Arias. By all accounts it was fair, with Balladares winning with 33 percent of the vote.

Many Panamanians felt uneasy about the PRD’s return to power and feared that the country may swing again towards an authoritarian, corrupt form of government. Balladares, however, did a good job of quelling these fears both at home and abroad. He promised to fight drug traffickers and maintain civilian leadership of Panama’s security forces. Despite this proclamation, however, Balladares and his administration still faced charges of corruption and money laundering. His popularity suffered further when he attempted to enact free-market reforms that were met with protests. He also tried to change the constitution to allow him a second term in office, but voters struck this down too.

Following Balladares’ term, Mireya Moscoso again ran for the presidency in 1999. He main opponent was Martín Torrijos, son of the late dictator. Her popularity rested in the fact that she was not related to the dictator Torrijos or the PRD party.

Moscoso won the election and became the first female president of Panama. She pledged to fight social injustice and poverty and reverse some of the unpopular policies of Balladares, including the privatization of Panama’s state industries. She also promised a smooth turnover of the Panama Canal, and on December 31, 1999, Panama established full control of the canal. The canal soon after began a billion-dollar expansion and began making a sizeable profit through its raised tolls.

Despite her pledge to return the government towards a populist agenda, Moscoso did little help the poor and her administration remained plagued by accusations of corruption. Environmentalists also had issues with her, especially surrounding her proposal to build a road between Cerro Punta and Boquete. The proposed road would run right through Parque Nacional Volcán Barú and, critics said, destroy important habitat along the way. The plan was eventually thrown out after public protests.

One positive legacy of the Moscoso administration was the establishment of the Comisión de la Verdad (Truth Commission) in 2001. This commission was charged with investigating the disappearance of 100 people during the Torrijos and Noriega administrations. In the wake that followed, human remains were discovered and unearthed across the country. The commission reported at least 70 cases of murder.

Moscoso’s presidency ended in 2004. Martín Torrijos ran a second time and won. As with other presidents, his term had its ups and downs. In 2005 he overhauled Panama’s social security system, a move that was met with strikes and violent protests. The new law required workers to contribute more to the system and also work an additional five years before reaching the qualifying age for retirement. The next year his administration was strongly criticized for its poor response to a public health crisis that left at least 115 patients poisoned from faulty cough syrup. Health officials had made the syrup with imposter glycerin supplied by a Chinese company that lacked a license to sell medical ingredients. An official count of the number injured is still not known, and many families continue to berate the government for not being sufficiently vigilant in its investigation.

During Torrijos term, however, the economy did well and he pushed forward an expansion of the Panama Canal. The work on the canal – which involves building a third set of locks – began in 2007 and is scheduled for completion in 2014. The expansion will double the capacity of the Panama Canal by allow more ships, and larger ships, to transit the canal.

In 2009, Ricardo Martinelli was elected president of Panama. He won by a large majority, receiving some 60 percent of the vote. He enjoyed enormous popularity early on by fighting corruption, investigating former leaders, and enacting a plan to bring a massive metro system to Panama City. The metro system is currently being built and is scheduled for completion in 2014. Some critics have called Martinelli a power grabber and complained of corruption within his administration. His presidential term ends in 2014.

La Operación Causa Justa

La caída de Noriega comenzó con otra elección. En esta, desarrollándose en el año 1989, consistió de el candidato respaldado por Noriega, Carlos Duque, enfrentarse contra Guillermo Endara, un discípulo de Arnulfo Arias. Arias, a la edad de 86 años, había muerto el año anterior.

Sin que fuera una sorpresa, la elección fue sumamente corrupta. Las papeletas de voto se perdieron o se eliminaron y los votantes se apartaron de las encuestas. Jimmy Carter voló a Panamá para observar las elecciones y declaró: "el gobierno se está apoderando de las elecciones mediante el fraude". Carter proclamó a Endara como el rotundo ganador, pero el gobierno panameño reconoció a Duque como el ganador. Después de la declaración del gobierno, Endara y sus compañeros de campaña organizaron una protesta pero fueron enfrentados por la Fuerza de Defensa de Panamá. Los protestantes fueron disparados con gas lacrimógeno, Endara fue golpeado hasta la inconsciencia, y sus compañeros de campaña agredidos.

En este punto, muchas personas dentro del PDF estaban comenzando a sospechar de Noriega y sus tácticas. Un comandante llamado Moisés Giroldi armó un golpe de estado (con la ayuda de los Estados Unidos) y tomó a Noriega como rehén en su cuartel general. Sin embargo, en medio de la confusión Noriega llamó a sus leales tropas, quienes rodearon el edificio y combatieron con los rebeldes. Noriega eventualmente salió victorioso, y todos los involucrados en el golpe de estado fueron asesinados. Posterior a este terrible suceso, el gobierno de Estados Unidos negó todos los tratados pactados con Giroldi.

Todo alcanzó un clímax con el asesinato del teniente del Cuerpo de Marines Robert Paz. Paz sufrió de un disparo en Ciudad Panamá el 17 de diciembre del año 1989 en el enfrentamiento con el PDF. Tres días después, el Presidente estadounidense George Bush ordenó la invasión de Panamá. Conocida como la Operación Causa Justa, esta invasión fue justificada por la administración de Bush como un intento por proteger a los civiles estadounidenses que vivían en Panamá, al igual que para detner el enorme tráfico de drogas y el lavado de dinero que estaba teniendo sede en Panamá.

Noriega huyó y buscó asilo en la residencia del representativo del Vaticano en Panamá. Sin embargo, en la víspera de Navidad del año 1989, las fuerzas de Estados Unidos comenzaron una operación psicológica en contra de Noriega poniendo bulliciosa música rock afuera de la residencia. Se rumora que Noriega solía detestar la música rock, y esto le imposibilitó el sueño. Él se rindió el 3 de enero del año 1990, y fue llevado en avión inmediatamente a los Estados Unidos. En 1992 fue sentenciado a 40 años en una prisión en Miami por cargos relacionados con las drogas y el fraude organizado. Su sentencia fue posteriormente reducida y fue completada en el año 2007. Él permaneción en custodia mientras se enfrentaba a la extradición en France, donde debía enfrentar más cargos. Finalmente, en el año 2010 fue extraditado y sentenciado a siete años más en una prisión francesa.

Panamá después solicitó su extradición, y el 11 de diciembre del 2011, Manuel Noriega fue finalmente extraditado a Panamá y encarcelado en la Prisión El Renacer. En el 2012, él fue brevemente llevado al hospital por sufrir de un infarto. Después de este evento, regresó a la prisión y permanece allí hasta la fecha.

Aunque es un poco difícil especificar un número exacto, se cree que la Operación Causa Justa dejó entre 400 y 4000 muertes de civiles. Una de las áreas más golpeadas fue El Chorrillo, uno de los barios más pobres de Ciudad Panamá. Compuesto de principalmente de viviendas hechas de madera, El Chorrillo fue devastado por los incendios y dejó a cientos de personas muertas.

La Democracia en Panamá

Durante la invasión de Estados Unidos, Guillermo Endara, el candidato presidencial al que se le había hecho trampa durante la presidencia del año 1989 y fue subsecuentemente derrotado por los rufianos de Noriega, fue declarado finalmente presidente. Su presidencia experimentó una ronda más de inestabilidad, mientras el país se encontraba intentando recuperarse de otra invasión y de otras cuestiones económicas relacionadas con sanciones por parte de Estados Unidos. Un fallido golpe de estado militar durante este tiempo también llevó al desmantlamiento de la Fuerzas de la Defensa de Panamá. Hoy en día, Panamá carece de un ejército funcional, pero dispone de un ejército limitado que incluye a la Policía Nacional y al Servicio Fronterizo Nacional.

A pesar de que la presidencia de Endara no fue un gran éxito, sí estableció una base sólida para una democracia legítima en Panamá. Ernesto Pérez Balladares, un miembro del historiado PRD (el mismo partido que el de Noriega y Torrijos), le siguió a Endara en el año 1994. La elección fue notable por presentar a Ruben Baldés, el famoso cantautor y actor, y a Mireya Moscoso, la viuda de Arnulfo Arias. Sin lugar a dudas fue justo, con Balladares ganando el 33 porciento de los votos.

Muchos panameños se encontraban intranquilos sobre el regreso del PRD al poder y temían que el país caería de nuevo hacia un gobierno autoritario y corrupto. Sin embargo, Balladares hizo un buen trabajo sofocando estos miedos tanto en casa como en el extranjero. Él prometió luchar contra los traficantes de drogas y mantener el liderazgo civil de las fuerzas de seguridad del país. Sin embargo, a pesar de sus proclamaciones, Balladares y su administración aún se enfrentaron a cargos de corrupción y lavado de dinero. Su popularidad sufrió más cuando intentó promulgar reformas liberales, las cuales fueron enfrentadas con protestas. Además, él también intentó alterar la constitución para extenderse por un segundo período en la presidencia, pero los votantes se aseguraron de bajarle el tono una vez más.

Después del período de Balladares, Mireya Moscoso volvió a competir por la presidencia en el año 1999. Su principal oponente fue Martín Torrijos, hijo del antiguo dictador. Su popularidad yacía en el hecho de que ella no se encontraba emparentada con el dictador Torrijos o con el partido PRD.

Moscoso ganó las elecciones y se convirtió en la primer presidente mujer de Panamá. Ella juró luchar la injusticia social y la pobreza, y revertir algunas de las políticas más impopulares de Balladares, incluyendo la privatización de las industrias estatales de Panamá. Además, ella también prometió una fluida readquisición del Canal de Panamá, y el 31 de diciembre de 1999, Panamá estableció un control completo sobre el canal. El canal pronto comenzó una expansión billonaria e inició a producir unas ganancias de considerable magnitud a través de sus elevados pasajes.

A pesar de su juramento por regresar el gobierno a la agenda populista, Moscoso hizo poco en ayudar a los pobres y su administración permaneció contaminada por varias acusaciones de corrupción. Además, los medioambientalistas también comenzaron a tener problemas con ellas, especialmente alrededor de su propuesta de construir una carretera entre Cerro Punta y Boquete. La carretera propuesta cruzaría juto en medio del Parque Nacional Volcán Barú, por lo que los críticos argumentaban que destruiría hábitats de suma importancia a lo largo del camino. En fin, el plan eventualmente se suspendió debido a las protestas públicas.

Un positivo patrimonio de la administración de Moscoso fue el establecimiento de la Comisión de la Verdad en el año 2001. Esta comisión tenía la misión de investigar la desaparición de 100 personas durante las administraciones de Torrijos y Noriega. A raíz de esta comisión, se comenzaron a descubrir y a desenterrar restos humanos a través del país. La comisión reporto al menos 70 casos de homicidios.

La presidencia Moscoso terminó en el año 2003. Martín Torrijos participó una segunda vez y ganó; al igual que otros presidentes, su período tuvo sus altibajos. En el año 2005 renovó el sistema de seguridad social de Panamá, un movimiento que se topó con huelgas y violentas protestas. La nueva ley requería que los trabajadores contribuyeran más al sistema y que también trabajaran durante unos cinco años adicionales antes de alcanzar la edad elegible para el retiro. El próximo año, su administración fue gravemente criticada por su pobre respuesta a la crisis de salud pública que dejó a 115 pacientes envenenados con sirope de maíz defectuoso. Los oficiales de la salud habían elaborado el sirope con glicerina falsa proporcionada por una empresa china que no disponía de una licencia para vender ingredientes médicos. El conteo oficial del número de personas afectadas aún se desconoce, y muchas familias siguieron reprendiendo al fobierno por no ser lo suficientemente vigilante durante su investigación.

Sin embargo, durante el período de Torrijos la economía estuvo bien y se aseguró de avanzar hacia la expansión del Canal de Panamá. El trabajo en el canal (el cual involucra la construcción de un tercer grupo de esclusas) comenzó en el año 2007 y se tenía planeada su finalización para el año 2014 (aunque a como es evidente en la actualidad, el canal se completó en junio del año 2016). La expansión duplicaría la capacidad del Canal de Panamá al permitir el paso de una mayor cantidad de barcos de mayor tamaño.

En el 2009, Ricardo Martinelli fue elegido como presidente de Panamá. Él ganó por amplia mayoría, recibiendo aproximadamente el 60 porciento de los votos. Él disfrutó de una popularidad enorme desde el inicio al combatir la corrupción, investigando a líderes antiguos, y promulgando un plan para establecer un gigantesco sistema de metro en Ciudad Panamá. El sistema de metro se inauguró el 5 de abril del 2014. No obstante, algunos críticos insultaron a Martinelli por sus ansias por el poder y se quejaron por corrupción dentro de su administración.