Omar Torrijos and Manuel Noriega


One of the men involved in the overthrow of Arnulfo Arias was Omar Torrijos. At the time of the coup Torrijos was a colonel and reportedly not out for power. However, once Arias was disposed, Torrijos landed newfound power and began to thrive.

Before Torrijos, Panama had never known a military dictatorship or had a leader who was so vocally opposed to U.S. hegemony in Latin America. Torrijos was also a populist and had some socialist ideas, perhaps inspired by his friendship with Fidel Castro. He did, in fact, institute a number of social reforms—land was redistributed (towards poor farmers), roads and bridges were built, public health programs were expanded, and the school system was reformed.

Torrijos’ real goal, however, was to solve the issue surrounding the Canal Zone. He once said, “I do not want to enter into history. I want to enter into the Canal Zone.” Torrijos had a strong, somewhat irreverent attitude towards the U.S. presence in Panama. For the first time since the late 1950s, the U.S.’ influence in Panama was challenged.

Torrijos’ own rule, however, was being questioned as well. While attending a horse race with his friend Demetrio Basilio Lakas in Mexico City, Torrijos received a message that he had been overthrown. He and Lakas quickly flew home, rallied supporters in David, and headed to Panama City to take back power. Once there, he found the conspirators already under arrest by loyal officers. Torrijos regained power and sent the colonels into exile. He also made Demetrio Lakas president, although his appointment was largely symbolic, since Torrijos still held the real power.

Torrijos’ popularity was in large part owed to his focus on creating a new treaty with the U.S. that would turn control of the canal over to Panama. He negotiated with the Nixon administration, but real progress wasn’t achieved until Jimmy Carter was elected president in 1977. That year, Torrijos met Carter in Washington to sign two new treaties.

The first allowed for a gradual turnover of the canal to Panama, thus allowing the country to slowly acclimatize to running the canal. Some twenty years later, on December 31, 1999, Panama would gain complete jurisdiction over the canal and former Canal Zone. The second treaty – known as the Neutrality Treaty – ensured that both the United States and Panama would guarantee the canal’s neutrality in both peace and war, and also allow unrestricted transit of all ships, no matter the nation. The United States did, however, reserve to right to act against threats to the canal; other than this, the U.S. agreed to not intervene in Panama’s domestic affairs.

In order to gain favor in Washington for the treaties, Torrijos stepped down as president and began a process of democratization. Arnulfo Arias was allowed to return to Panama, and in 1978 the constitution was amended to weaken the power of the president and increase the power of the national legislature (the Asamblea Legislativa). Despite his seemingly diminished role in government, however, Torrijos held onto his position as head of the National Guard, which still gave him ultimate authority.

Aristides Royo, backed by Torrijos, was elected president by the legislature. Also during this time, the Partido Revolucionario Democrático (Democratic Revolutionary Party), or PRD, was granted official recognition. Torrijos largely controlled this party. National elections in 1980 saw a few opposition parties gain representation in the national legislature, but by and large Torrijos ensured that most seats were won by the PRD.

The next year, on the night of July 31, 1981, Torrijos died in a plane crash in the mountains above central Panama. How the crash happened remains a mystery, and many people still believe that it was an assassination. However, Torrijos was known to be reckless at times and the wreck may have been pure accident. The area surrounding the crash, El Copé, was turned into a national park and named in his honor.

Following Torrijos’ death, a period of instability followed. A number of military leaders took and subsequently lost power. This was the political climate that allowed General Manuel Noriega to gain political traction and take control of Panama.

Enter Noriega

Manuel Noriega was born into a poor Panama City slum in 1936. During his youth, his brother landed a job as a minor official at the Panamanian embassy in Lima and helped the young Noriega attend Peru’s Chorrillo military academy in 1958. It was here that he began his long relationship as a paid informant for the U.S. Central Intelligence Agency (CIA), which would continue for over 30 years. Torrijos had CIA connections as well, but was considered by many as contradictory to U.S. interests in the region. Washington officials, however, perceived Noriega as loyal and cooperative.

After his graduation, Noriega returned to Panama and was given a job in the National Guard under Omar Torrijos. He became Panama’s chief of intelligence and gradually grew connected with people – both good and bad – across the world. By 1983, Noriega had gained control of the National Guard and renamed it the Fuerzas de Defensa de Panamá (Panama Defense Forces).

While Torrijos was a handsome man with loyal followers, Noriega had a pockmarked face (which earned him the nickname cara de piña, or pineapple face) and ruled through fear. He thrived on vice, carnal passions, and corruption. Once in power, he used his position as a vehicle for his own wealth.

U.S. policy towards Latin America during this time was shifting away from the multilateral approach favored by the Carter administration towards a bilateral support for anti-communist regimes in Latin America. Panama became an important linchpin in the struggle against communism in Central America. Noriega used U.S. fears of communism to his own financial benefit and reorganized Panamanian politics to fit his agenda. The PDF party controlled Panama, and although Noriega was not president, it was widely known that he held the real power.

The Panamanian elections of 1984 were meant to give some legitimacy to Noriega’s regime. Instead, they proved how far Noriega had gone to undermine the Panamanian political process and degrade democracy. Noriega’s PDR candidate, Nicolás Ardito Barletta, a former World Bank vice president who had earned a Ph.D. in economics from the University of Chicago, went up against the 83-year-old Arnulfo Arias, who had reemerged to attempt a fourth run at the presidency. Arias had lessened his anti-U.S. rhetoric and instead had pointed his attacks at the PDF, and by association, Noriega.

Both sides predicted victory, but with Noriega’s stronghold on the country and coercion of the opposition, there was little hope for Arias. Barletta won, despite rumors that the election had been rigged. There was widespread suspicion of the election process, but Noriega and the PDF quieted protests quickly. The U.S. accepted the election and even went so far as to send the Secretary of State to the new Panamanian president’s inauguration.

Noriega’s fall began in September 1985 with the murder of Dr. Hugo Spadafora, a charismatic Noriega opponent who had been an official in the Torrijos government. In the late 1970s, Spadafora had led a group of Panamanian volunteers against Nicaragua’s oppressive Somoza regime, and in the eyes of many Panamanians was something of a hero. When he learned of Noriega’s drug trafficking, he decided to return to Panama and challenge Noriega. He crossed over to Panama from Costa Rica by bus, but was stopped near the town of Concepción and forced off. Spadafora was tortured and beheaded by one of Noriega’s intelligence agents. His body was found the following day in Costa Rica just across the borer. The Spadafora murder would prove to be a catalyst for opposition groups to confront Noriega and begin to re-work the relationship between his regime and the United States.

The next year, Seymour Hersh, a Pulitzer Prize-winning investigative reporter, began writing stories in The New York Times that detailed Noriega’s sketchy dealings. Among these were his involvement in drug dealing and money laundering, his CIA connections, his rigging of the 1984 election, and his implication in the murder of Spadafora. As the Iran-Contra scandal broke, Noriega was further implicated as a major player, and whatever legitimacy was left began to crumble. U.S. officials abandoned all support for him.

Omar Torrijos y Manuel Noriega

Uno de los hombres involucrados en el derrocamiento de Arnulfo Arias fue Omar Torrijos. En el momento del golpe de estado, Torrijos era el coronel y aparentemente no se involucró por ansias al poder. Sin embargo, una vez que Arias estaba fuera del camino, Torrijos consiguió un nuevo poder y comenzó a prosperar.

Antes de Torrijos, Panamá nunca había lidiado con una dictadura militar o había tenido un líder que vocalmente se oponía a la hegemonía de Estados Unidos en Latinoamérica. Además, Torrijos también era un populista con algunas ideas socialistas, tal vez inspiradas por su amistad con Fidel Castro. De hecho, él había establecido un cierto número de reformas socialistas; los terrenos fueron redistribuidos (hacia los agricultores pobres), se construyeron carreteras y puentes, los programas de salud pública se expandieron, y el sistema escolar fue reformado.

No obstante, la verdadera meta de Torrijos era solventar la cuestión que rodeaba a la Zona del Canal. Él una vez dijo: "No quiero entrar a la historia. Lo que quiero es entrar a la Zona del Canal". Torrijos tenía una fuerte y ligeramente irreverente actitud hacia la presencia de Estados Unidos en Panamá. Por la primera vez desde la década de 1950, la influencia de Estados Unidos en Panamá se vio amenazada.

Sin embargo, el propio gobierno de Torrijos estaba siendo cuestionado también. Mientras atendía a una carrera de caballos con su amigo Demetrio Basilio Lakas en la Cidad de México, Torrijos recibió el mensaje que le hizo saber sobre su actual derrocamiento. Él y Lakas rápidamente volaron de vuelta a casa, movilizaron a sus partidarios en David, y se dirigieron a Ciudad Panamá para retomar el poder. Una vez ahí, encontró a los conspiradores ya bajo arresto gracias a sus leales oficiales. Torrijos ganó el poder de vuelta y envió a los coroneles al exilio. Además, también hizo que Demetro Lakas se convirtiera en el presidente, aunque su asignación evidentemente fue simbólica, dado a que Torrijos aún disponía del verdadero poder.

La popularidad de Torrijas en gran parte se debió a su enfoque en crear un nuevo tratado con Estados Unidos; aquel que ganaría el control panameño sobre el canal. Él negoció con la administración de Nixon, pero no hubo verdadero progreso hasta que Jimmy Carter fuera elegido como presidente en el año 1977. Ese año, Torrijos se reunió con Carter en Washington para firmar dos tratados nuevos.

El primero abría las puertas para que se diera un cede gradual del canal a Panamá, y así otorgándole al país la libertad para que poco a poco se aclimatara a la administración y gestión del canal. Aproximadamente veinte años después, el 31 de diciembre del año 1999, Panamá finalmente obtendría la jurisdicción completa sobre el canal y la pasada Zona del Canal. El segundo tratado (conocido como el Tratado de la Neutralidad) se aseguró de que tanto Estados Unidos como Panamá tuvieran la garantía de la neutralidad del canal en la paz y en la guerra, y también permitiría un tránsito sin restricción para todos los barcos, sin importar la nación. Sin embargo, Estados Unidos sí se reservó el derecho de actuar en contra de las amenazas al canal; además de esto, Estados Unidos finalmente accedió a no intervenir más en las cuestiones y problemáticas nacionales de Panamá.

Asimismo, para ganar el favor de Washington para los tratados, Torrijos cedió su posición como presidente e inició el proveso hacia la democratización. Arnulfo Arias tuvo el permiso para volver a Panamá, y en el año 1978 la constitución fue enmendada para debilitar el poder del presidente e incrementar el poder de la legislación nacional (la Asamblea Legislativa). A pesar de su aparentemente reducido papel en el gobierno, Torrijos se aferró a su posición como cabeza de la Guarda Nacional, lo que aún le permitiría sostener una autoridad findamental.

Aristides Royo, apoyado por Torrijos, fue elegido presidente por legislación. También durante este tiempo, el Partido Revolucionario Democrático, o PRD, se le otorgó reconocimiento oficial. Torrijos ampliamente controlaba este partido. Las eleccionas nacionales del año 1980 experimentaron cómo unos cuantos partidos opositores ganaron representación en la legislación nacional, pero Torrijos se aseguró de que los asientos se ganaran por el PRD.

El próximo año, en la noche del 31 de julio de 1981, Torrijos murió en un accidente en avión en las montañas de Panamá central. Cómo ocurrió el accidente sigue siendo un misterio, y muchas personas todavía creen que se trató de un asesinato. Sin embargo, Torrijos solía ser conocido por su imprudencia de vez en cuando y el incidente pudo haber sido un simple accidente. El área circundante al pecio, El Copé, se convirtió en un parque nacional y fue nombrado en honor a él.

Después de la muerte de Torrijos, se siguió con un período de mucha inestabilidad. Un gran número de líderes militares se encargaron de tomar y subsecuentemente perder el poder. Este fue el clima político que le permitió al General Manuel Noriega ganar tracción política y finalmente tomar control de Panamá.

El Papel de Noriega

Manuel Noriega nación en un barrio pobre de Ciudad Panamá en el año 1936. Durante su juventud, su hermano consiguió un trabajo como un oficial de bajo rango en la embajada de Panamá en Lima y ayudó a Noriega a atender a la academia militar de Chorrillo en Perú en el año 1958. Fue aquí que él comenzó su larga relación como un informante pagado para la Agencia de Inteligencia de los Estados Unidos (CIA), lo que continuaría por 30 años más. Torrijos tenía conexiones con la CIA también, pero fue considerado por muchos como alguien que iba en contra de los intereses de Estados Unidos en la región. Sin embargo, los oficiales de Whasington percibieron a Noriega como leal y cooperativo.

Después de su graduación, Noriega regresó a Panamá y se le otorgó un trabajo en la Guarda Nacional bajo el mando de Omar Torrijos. Él se convirtió en el jefe de inteligencia de Panamá y poco a poco ganó cada vez más contactos (tanto buenos como malos) a través del mundo. Para el año 1983, Noriega había ganado el control de la Guarda Nacional y la renombró como las Fuerzas de Denfensa de Panamá.

Mientras Torrijos era un apuesto hombre con leales seguidores, Noriega tenía un rostro picado de viruelas (lo que lo llevó a adquirir el apoyo de cara de piña) y gobernaba con el miedo. Él se encontraba inmerso en el vicio, las pasiones carnales, y la corrupción. Una vez en el poder, él hizo uso de su posición para favorecer sus riquezas.

La política de Estdos Unidos hacia Latinoaméruca durante este tiempo estaba alejándose de un enfoque multilateral favorecido por la administración de Carter, y se dirigía hacia un apoyo bilateral debido a los regímenes anti-comunistas en Latinoamérica. Panamá se convirtió en un importante eje en la lucha en contra del comunismo en Centroamérica. Noriega se aprovechí de los miedos de Estados Unidos hacia el comunismo para beneficiar su billetera y reorganizó las políticas panameñas para que encajaran con todos sus planes económicos. El partido PDF controló Panamá, y a pesar de que Noriega ya no fuera presidente, era comúnmente conocido que aún ejercía su poder.

Las elecciones panameñas del año 1984 estaban pensadas para otorgar un poco de validez al régimen de Noriega. En su lugar, estas elecciones probaron lo lejos que llegó Noriega para socavar el proceso político panameño y degradar la democracia. El candidato del PDR de Noriega, NIcolás Ardito Barletta, el antiguo vicepresidente del Banco Mundial con un Ph.D. en economía de la Universidad de Chicago, se estaba enfrentando contra el Arnulfo Arias de 84 años de edad, quien había resurgido para intentar alcanzar un cuarto período como presidente. Arias había disminuido su retórica anti-estadounidense y en su lugar había dirigido sus ataques hacia el PDF, y por asociación, hacia Noriega.

Ambas partes habían predecido su victoria, pero con el baluarte de Noriega sobre el país y la coerción de la oposición, había poca esperanza para Arias. Barletta ganó, a pesar de los rumores que argumentaban que las elecciones se encontraban arregladas. Hubo una sospecha que se extendía por el país sobre el proceso de las elecciones, pero Noriega y el PDF silenciaron estas protestas con rapidez. Los Estados Unidos aceptaron las elecciones e incluso hasta enviaron al Secretario de Estado a la inauguración del nuevo presidente panameño.

La caída de Noriega comenzó en septiembre del año 1985 con el asesinato del Dr. Hugo Spadafora, un carismático oponente de Noriega que había sido un oficial durante el gobierno de Torrijos. A finales de la década de 1970, Spadafora había dirigido a un grupo de voluntarios panameños en contra del opresivo régimen de Somoza en Nicaragua, y en los ojos de muchos panameños él fue algo parecido a un héroe. Cuando él escuchó sobre el tráfico de drogas de Noriega, decidió regresar a Panamá a desafiarlo. Cruzó hacia Panamá por Costa Rica en bus, pero fue detenido y secuestrado cerca del pueblo de Concepción. Spadafora fue torturado y decapitado por uno de los agentes de inteligencia de Noriega. Su cuerpo fue encontrado al día siguiente en Costa Rica justo a través de la frontera. El asesinato de Spadafora conformaría un catalizador para que los grupos opositores se enfrentaran a Noriega y para que se comenzara a trabajar de nuevo en la relación entre su régimen y Estados Unidos.

Al año siguiente, Seymour Hersh, un periodista dedicado a la investigación ganador de un Premio Pulitzer, comenzó a escribir detalladamente en el New York Time sobre las clandestinas y extrañas transacciones de Noriega. Entre estas se encontraba su involucramiento en el tráfico de drogas y el lavado de dinero, sus conexiones con la CIA, el arreglo de las elecciones del año 1984, y su implicación en el asesinato de Spadafora. Conforme se desató el escándalo Irán-Contra, Noriega se vio implicado como uno de los principales protagonistas, y la legitimidad que le quedaba se comenzó a desmoronar. Los oficiales estadounidenses abandonaron todo el apoyo que tenían por él.