Deportes en Cuba: Baseball, Fútbol, y el Boxeo

El béisbol ocupa un lugar especial en los corazones cubanos. Los marineros estadounidenses compraron el juego de Cuba en la década de 1860, y el amor de Fidel Castro por el juego solidificó la conexión entre Cuba y el pasatiempo favorito de Estados Unidos. El Parque Central en La Habana funciona como un punto de reunión para los aficionados que desean discutir sus opiniones sobre el juego. El estadio de béisbol de Pedro Marrero en La Habana puede contener una audiencia de 30 000 personas.

Pero la prominencia del juego en la cultura cubana ha comenzado a cambiar. En el año 2012 el gobierno de Raúl Castro hizo posible que los cubanos con pasaporte salieran de la isla. Los pasaportes son bastante caros en Cuba, por lo que este cambio en la regulación no significa gran cosa para el cubano promedio. Sin embargo, los jugadores de béisbol están más que satisfechos con la oportunidad de convertirse en atletas altamente pagados en Estados Unidos. Después de un masivo éxodo de jugadores cubanos de béisbol, los cubanos han tenido cada vez menos razones para tener interés por el deporte.

El fútbol se ha encargado de rellenar este espacio. Este deporte requiere de menos equipo que el béisbol, y por lo tanto es mucho más asequible para practicar. Además, también es más fácil para los niños jugar fútbol en las calles sin tener que encontrar un lugar para armar un diamante de béisbol.

Pero Cuba también se enfrenta a una problemática para mantener a sus jugadores de fútbol. Cuando el equipo de fútbol viaja a Estados Unidos para competir, generalmente unos cuantos jugadores se quedan en dicho país.

El boxeo también se ha tornado cada vez más popular entre los deportes de Cuba. Roniel Iglesias, Yasnier Toledo, y Joahnys Argilago ganaron medallas de oro en la competencia de boxeo Panamericana del año 2015 en Venezuela.

Ajedrez en el Parque

Los cubanos tienen una fuerte afinidad por el ajedrez. En el año 2004, la competencia de ajedrez más grande en la historia se dio en Santa Clara; consistió de 13 000 competidores. Usted podrá observar cubanos reunidos en las mesas plegables en los parques para juegos de ajedrez intensamente competitivos (y a veces el juego de damas).

Algunos de los jugadores de ajedrez más reconocidos provienen de Cuba. El jugador cubano de ajedrez José Raúl Capablanca ganó el campeonato mundial en la década de 1920, y es considerado uno de los mejores jugadores de ajedrez de todos los tiempos. Fidel Castro tiene la reputación de ser un jugador de ajedrez muy habilidoso, y han habido rumores de que ha jugado un juego en contra de la leyenda del ajedrez Bobby Fisher.

Bebiendo Cócteles Hechos en Casa

Para muchos cubanos, el alcohol es muy costoso para disfrutar regularmente. Así que en lugar de comprar licor, muchos cubanos dependen de sus propias recetas. Estas bebidas incluyen aguardiente, un tipo de licor fuerte a base de caña de azúcar. Usted podrá apreciar estas botellas sin etiqueta con brebajes caseros alrededor de los festivales al aire libre, lubricando a los parranderos, bailarines, y músicos a lo largo de la noche. Pero tenga cuidado – es posible que se percate que su paladar no esté listo para tal desafío.

Protestas y la Disidencia Política

La disidencia probablemente es la tradición más antigua de Cuba. Esta práctica antecede el gobierno de Castro por mucho – antes del actual gobierno solía existir una serie de líderes impopulares apoyados por Estados Unidos, y antes de que los españoles burdamente explotaran los recursos y gente nativa de Cuba.

En el año 2003 las cosas culminaron durante la Primavera Negra de Cuba, cuando el gobierno de Castro reunió más de 75 opositores y 29 periodistas. Todos fueron acusados de confabular con los Estados Unidos, y muchos de ellos recibieron sentencias en prisión de entre 10 y 20 años.