Sostenibilidad

La sostenibilidad es la capacidad de prologar un comportamiento determinado de forma indefinida. Se relaciona tanto con la industria automovilística como con el movimiento medioambiental, y tiene muchas caras. Las personas con frecuencia no tardan mucho en equiparar a la sostenibilidad con el movimiento verde, pero no es tan sencillo. La preservación medioambiental indudablemente es una pieza fundamental de la sostenibilidad; sin embargo, es sólamente una pieza más del rompecabezas.

En esencia, la sostenibilidad es la síntesis de tres factores: sociedad, economía, y medio ambiente. Cada elemento podría ser individualmente sostenible pero a la vez ciertamente ejercer una influencia sobre los demás. Si su economía crece, su cultura eventualmente cambiará. Si su cultura cambia, sus prácticas medioambientales se volcarán. Si sus prácticas medioambientales cambian, su economía se transformará. Y así van las cosas, dando una y otra vuelta. Es un poco semejante a participar en una carrera de relevos de tres personas; cada persona dispondrá de una autonomía individual, pero cada uno en definitiva no es más que una parte más del equipo. Si lo que desea es ganar, trabajar juntos es esencial.

En este sentido, la sostenibilidad busca lograr tres cosas: 1) Proteger el medioambiente y restaurar ecosistemas; 2) Permitir negocios y economías locales para operar de una forma rentable en el presente y con miras al futuro; 3) Apoyar las mejorías sociales y proteger la identidad cultural.

Dicho esto, las discusiones en cuanto a la sostenibilidad a menudo se reducen a problemáticas medioambientales. Esto se debe a que tanto la producción económica como la vida humana no podrían existir sin aire limpio, agua fresca, y una tierra fértil. Nosotros tenemos que proteger estos recursos si queremos que nuestra economía, sociedad, y cultura florezcan. En efecto, los principios de sostenibilidad se niegan a sacrificar el futuro por el presente; estos nos permiten satisfacer necesidades actuales sin comprometer los recursos para las generaciones del futuro.

El viaje juega un papel muy importante en todo esto. En otras palabras, usted no viaja en el vacío - sus decisiones como consumidor tienen un impacto directo sobre las áreas que decida visitar. Cada paso que tome y cada dólar que gaste acarrea un poder real y duradero. Decidir viajar de una manera sostenible es como tomar un juramente hipocrático - primero que todo, no ocasione daños. Los lugares por los que realiza caminatas, los negocios que frecuente, y los locales que usted conozca, ejercerán una influencia sobre la fábrica del destino en cuestión. Si usted desea viajar sosteniblemente, primero deberá aprender lo que significa.

Costa Rica

Un Poco de Trasfondo

A día de hoy, Costa Rica es conocido como un líder mundial en la sostenibilidad. Este país produce aproximadamente 93 porciento de su electricidad a partir de recursos renovables y conserva alrededor del 30 porciento de su territorio nacional. Todo esto tiene sentido cuando se considera que este minúsculo país, el cual tiene un tamaño similar al estado de Virgina de Occidente de Estados Unidos, alberga alrededor del 5 porciento de la biodiversidad total del planeta.

En la actualidad, Costa Rica se encuentra en un camino que lo llevará a convertirse en uno de los países más sostenibles en el mundo; se encuentra trabajando arduamente para convertirse en el primer país completamente carbono-neutral para el año 2020 - sin embargo este no siempre ha sido el caso. Considere el siguiente dato: en el año 1940, el 75 porciento de Costa Rica solía estar cubierto por bosques, pero para el año 1987 ese número se redujo hasta alcanzar el 21 porciento del territorio nacional. Esta acelerada deforestación fue el resultado de un clima económico que valoró cambiar la tierra "poco productiva" (por ejemplo, bosques) en tierra "productiva" (es decir, agricultura).

Sin embargo, para inicios de la década de 1990 los líderes de Costa Rica se comenzaron a percatar de que esta política conformaba una muy mala inversión. La tierra se tornó infertil después de unos cuantos años, y dejó a los agricultores (y sus mercados asociados) desesperados por ingresos. Los valiosos recursos naturales, los cuales proporcionaron aire y agua limpia para los ciudadanos de Costa Rica, se estaba degenerando rápidamente y dejando a miles de personas sin trabajo.

Despúes de analizar los beneficios económicos de retener los ecosistemas saludables (turismo, atención médica, recreación, etc), el gobierno costarricense comenzó a implementar políticas que fomentaron la conservación. Estas se encargaron de establecer parques nacionales, promovieron el ecoturismo, y fomentaron la agricultura orgánica. Este paso inició el matrimonio entre el medio ambiente y la economía en Costa Rica, y así puso al país en el camino adecuado para tornarse cada vez más sostenible.

Los Tres Círculos de la Sostenibilidad

A como hemos visto anteriormente, cada elemento de la sostenibilidad es una consecuencia de los otros. Por esta razón, la cuestión debe ser abordada de una forma holística.

Los seres humanos no existimos en aislamiento. Los productos que compramos, la comida que consumimos, los carros que conducimos - todo esto deja una huella en el mundo que nos rodea. Los recursos de nuestro planeta son agotables y es sumamente importante conocer las formas en que nuestras decisiones influencian y determinan el futuro del medio ambiente.

La sostenibilidad medioambiental busca lograr precisamente eso. Es una forma de interactuar con el mundo natural sin destruir o degradarlo. Puede ser tan simple como la agricultura orgánica, o tan complejo como la energía renovable. Involucra limpiar sitios con zonas baldías y prevenir la contaminación. Incorpora compostaje, reciclaje, y la conservación de agua. Apoya la reforestación y las reservas biológicas, el uso de vehículos compartidos, y montar su bicicleta para ir al trabajo. La sostenibilidad medioambiental conforma literalmente cualquier cosa que podría ayudar, o por lo menos no provoca daños, al medio ambiente.

Las decisiones medioambientales que tomamos inevitablemente tienen un impacto sobre nuestra economía. Los negocios en sí mismos dependen de recursos provenientes de ecosistemas saludables - aire limpio, agua fresca, tierra fértil, y abundante biodiversidad. Estos son conocidos como el "capital natural". Una economía que contamine su capital natural no se podrá dar el lujo de perdurar mucho tiempo.

La economía sostenible se refiere a la capacidad de mantener un nivel definido de producción económica indefinidamente. Esto le permite a los ingresos del PIB promedio y per cápita un aumento constante. Proporciona una base de impuestos estable que es suficiente para operar los servicios de la comunidad y generar un crecimiento capital consistente. En una economía sotenible, los negocios poseen un crecimiento constante lucrativo y una rentabilidad total de los accionistas. La sostenibilidad económica asegura que la economía no sólo sobreviva, pero que evolucione.

Asimismo, la sostenibilidad económica valora a la calidad por encima de la cantidad. Maximizar las ganancias de corto plazo no siempre garantiza un importe a largo plazo. Por esta razón, los negocios podrían trabajar para alcanzar un crecimiento lento pero constante; esto ayuda a incrementar el número de empleos disponibles. Al proporcionar mejores oportunidades de empleo, la sostenibilidad económica mantiene un bajo número de personas viviendo por debajo de la línea de pobreza. Esto conecta a esta componenete económica con la componente de la sostenibilidad socio-cultural.

La parte social de esto, principalmente concierne con la justicia social. La sostenibilidad social respeta al individuo y apoya la igualdad de oportunidades para todos. Esto asegura que la diversidad sea dignificada y que los derechos humanos sean protegidos. Una sociedad sostenible proporciona posibilidades para la expresión propia y el debate; todo desde la votación hasta los emprendimientos artísticos y la prensa libre son alentados. Una sociedad sostenible también proporciona oportunidades para la construcción de capacidades para sus ciudadanos; tiene un fuerte sistema educativo y un acceso sólido a la atención médica.

La sostenibilidad social es un medio para preservar y defender la cultura de un determinado lugar. Podría tratarse de un país completo, un vecindario en una zona urbana, o de un grupo indígena. Con frecuencia en los apuros de la era moderna, las costumbres tradicionales se pierden. La sostenibilidad cultural busca resistirse a esta fuerza y a preservar varios aspectos - la cocina, el arte, las leyendas, y los valores - que hacen de un lugar y su gente, algo único.

Costa Rica

Programas Sostenibles en Costa Rica

En Costa Rica hay un gran número de programas que consideran a la sostenibilidad. Estos cubren una amplia gama de categorías, pero la mayoría se enfocan en alcanzar una síntesis entre la salud ambiental, cultural, y económica.

Uno de los programas más conocidos es el Certificado para el Turismo Sostenible (CST). Este programa se enfoca en ayudar a los negocios costarricenses a tomar una perspectiva a largo plazo a la hora de mantener el medio ambiente, la cultura, y las comunidades del país. El programa CST se encarga de calificar a los negocios con base en qué tan bien acaten ciertas prácticas sostenibles. Se encarga de medir la interacción entre la compañía y el medio circundante; los sistemas de operación y la infraestructura de la empresa; el grado en el cual la compañía le permite a sus clientes convertirse en contribuyentes más activos en las políticas sostenibles; y en a forma en la que la compañía interactúa con las comunidades locales y la población en general.

Los negocios reciben una calificación de CST que va desde 0 hasta 5. Las calificaciones más altas se le otorgan a los negocios con las mejores prácticas sostenibles. Esta medición le permite a los consumidores realizar decisiones más educadas a la hora de hacer compras y gastos, y convierte a la sostenibilidad en algo tangible. El programa del CST ha hecho un gran trabajo en hacer de la sostenibilidad algo más prevalente en Costa Rica.

El Programa Ecológico de la Bandera Azul ayuda a mantener las comunidades de Costa Rica - y las áreas naturales que las rodean - saludables, seguras y limpias. El programa premia a las comunidades a través de Costa Rica con una bandera azul cuando reunen ciertos requisitos. Existen categorías para playas, cuencas, bosques, y ciudades. El programa fomenta prácticas amistosas con el medio ambiente y el involucramiento cívico.

El programa de la Bandera Azul ayuda a las comunidades costarricenses a gestionar sus recursos a través de la educación medioambiental, planes de mantenimiento comprensivos, y una gestión de desechos sólidos apropiada. Proporciona un incentivo para que las personas mejoren el área que habitan - ya sea a través de programas de conscientización medioambiental, prácticas de reforestación, o limpiezas de ríos. Los premios se otorgan anualmente, y son una forma genial para que los viajeros decidan cuáles destinos visitar y apoyar como consumidores.

El programa de Pagos para Servicios Medioambientales (PES) proporciona pagos a aquellos terratenientes que mantienen terrenos saludables y robustos. Los terratenientes que adoptan las prácticas de gestión de bosques que no provocan daños al medio ambiente - y las cuales ayudan a mantener la calidad de vida para los residentes locales - reciben pagos del gobierno. Estos pagos son para los servicios ecológicos que las tierras saludables producen. Estos incluyen mantener el agua limpia, mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero, conservar la biodiversidad, y brindar áreas para la recreación y el ecoturismo.

La Comisión Nacional de Emergencias es una rama del gobierno central que corrdina la prevención de riesgos y la respuesta a situaciones de emergencia. Se encarga de aumentar la conciencia con respecto a los riesgos de un desastre, financia programas de preparación para desastres, y proporciona educación de emergencias a través del país. La comisión ayuda a las comunidades de Costa Rica a elaborar planes estratégicos para reducir los desastres producidos por las personas y la forma en la que se debe responder a uno. En este sentido, la Comisión Nacional de Emergencias ayuda a Costa Rica a prepararse para un futuro adaptable y sostenible.

Consejos para un Viajero

Viajar de una forma sostenible minimiza el impacto que los visitantes podrían tener sobre el destino. Los siguientes cinco consejos ofrecen unas cuantas estrategias simples y prácticas para ayduarlo a mitigar los efectos dañinos de viajar.

  1. Reduzca los desechos. Cuando sea posible, recicle y reutilice los productos. Asegúrese de traer una botella para agua duradera y baterías recargables. Trate de reducir la cantidad de materiales empacados y utilice agua con moderación. Ahorre en el uso de la electricidad en su hotel empleando toallas, apagando las luces, y desactivando el aire acondicionado cuando salga de la habitación.

  2. Opte por lo local. Apoye los negocios locales en lugar de las cadenas internacionales. Compre souvenirs de los vendedores pequeños, coma en los restaurantes locales, y alójese en los hoteles con lazos regionales.

  3. Respete la cultura. Demuestre consideración por las tradiciones y las costumbres de una región. Aprenda sobre cuál comportamiento es aceptable y cuál no lo es. Aprenda unas cuantas frases en el leguaje local y vístase de forma apropiada. Además, también es importante consultar con las personas antes de tomarles una fotografía.

  4. Practique el ambientalismo. No bote basura, moleste a la vida salvaje, o camine fuera del sendero. Elija actividades que requieran de poca o ninguna cantidad de combustibles fósiles (como andar en bicicleta, en kayak, cabalgar, etc.). No compre productos o comida elaborados a partir de especies en peligro de extinción.

  5. Retribuya a la comunidad. Aprenda sobre formas en las que usted podría ayudar a las áreas que visita. Podría sembrar árboles, limpiar playas, o hacer un voluntariado en alguna escuela local.

Mirando hacia el Futuro

Asegurar que las siete billones de personas en la Tierra reciban el alimento adecuado, tengan viviendas, y dispongan de la educación adecuada sin dañar el medio ambiente, es un desafío colosal. Requerirá de un diálogo continuo y de flexibilidad, conclusiones innovadoras y más de un pequeño sacrificio. Pero, en esencia, no es complicado. Viviemos en un hermoso planeta con asombrosos - pero limitados - recursos. Debemos reconocer las formas en las que nuestras decisiones afectan a la Tierra y a su gente.

La sostenibilidad es un asunto más grande que un país o una acción. No es sólo volverse "verde" o decidir hacer un voluntariado en su comunidad. Está involucrada con las economías locales y globales, los derechos humanos y la conservación de la cultura. El futuro de nuestro planeta dependerá de nuestra habilidad para encontrar un balance entre un medio ambiente sano, una fuerte economía, y una sociedad dinámica. Juntos, podemos asegurar que nuestras necesidades actuales sean satisfechas sin comprometar la viabilidad de las futuras generaciones.