Crimen a Turistas y los Hurtos Menores

Costa Rica

El hurto menor es por mucho, la amenaza más común para los turistas que visitan Costa Rica. El carterismo y el secuestro de vehículos son los crímenes más comunes en Costa Rica, y conforman la mayor cantidad de crímenes reportados por viajeros. El fraude, incluyendo los fraudes con tarjetas de crédito y el robo de identidad, está en constante aumento conforme los criminales se tornan cada vez más habilidosos con la tecnología. Los ladrones de tarjetas de crédito usualmente logran robar la información de las terjetas de crédito sin la necesidad de robar la tarjeta de crédito.

El robo de pasaportes también es común. Cuando sea posible, deje su pasaporte en la caja de seguridad de su hotel. Si necesita la información de su pasaporte, usted podría simplemente andar una fotocopia.

Además, Costa Rica también alberga una cantidad considerable de granujas - "guías turísticos" esquineros que le podrían ofrecer servicios a los turistas que pasan por la calle, como por ejemplo, podrían ofrecerle transporte hacia alguna actividad popular o destino. Los viajeros con poca suerte terminarán esperando por el servicio que simplemente nunca llegará. Limite sus interacciones con cualquier persona que se le acerque en las calles ofreciéndole servicios turísticos. Usted también debería tener en mente que los ladrones a menudo trabajan en equipo, así que tenga cuidado con cualquiera que aparente estar muy deseoso de iniciar una conversación con usted. Ellos podrían estar intentando distraerlo mientras el robo ocurre. Estos tipos de robos y estafas se han tornado cada vez más comunes en el pueblo playero de Jacó.

A pesar de que la mayoría de alojamientos en Costa Rica son muy seguros, las invasiones a las casas de alquiler y hoteles - especialmente los lodges sin seguridad apropiada - sí ocurren. La región de Limón ha experimentado un incremento en el número de intrusiones a eco-lodges en los últimos años. Por lo tanto, los viajeros deben asegurarse de que sus alojamientos sigan medidas de seguridad adecuadas, incluyendo cajas de seguridad y los seguros correspondientes en ventanas y puertas.

La ciudad capital de San José tiene un ambiente diferente al de las exuberantes playas y selvas tropicales de las áreas más rurales de Costa Rica. Aquí hay una tasa de crimen más elevada que en otras ciudades costarricenses. Aquí es poco probable que los viajeros sean víctimas de violencia, pero los pequeños hurtos y el robo de vehículos - especialmente robo de equipaje de coches parqueados - son muy comunes. Tenga en mente que las áreas más concurridas con cientos de turistas tienden a atraer a los carteristas. Es mejor que los viajeros eviten las áreas que son conocidas por albergar grandes concentraciones de turistas que van de bar en bar; los criminales probablemente acecharán más a los turistas que se encuentran claramente intoxicados. San José posee un gran número de atracciones seguras durante el día, pero usted debería evitar deambular por la ciudad por la noche.

Algunos de los pueblos costeros de Costa Rica - como Jacó en la costa del Pacífico, y Limón en la costa del Caribe - han desarrollado una reputación cada vez más grande durante los años. Desafortunadamente, el incrementado número de turistas también podría traducirse en un incrementado número de criminales. También hay ciertos puntos de surfing, como el mundialmente famoso pueblo playero de Tamarindo en Costa Rica. A diferencia de Tamarindo, estas áreas no han atraído riqueza o desarrollo, facilitándole a las organizaciones criminales echar raíces. Pero no deje que este dato lo desaliente de visitar los parques nacionales y las hermosas playas en estas áreas. Usted podrá viajar con seguridad por aquí si se mantiene cerca de su grupo turístico; no deambule por sí solo/a por la noche, y mantenga sus artículos de valor seguros.

El Crimen Organizado y el Mercado de Drogas de Costa Rica

Las pandillas mexicanas criminales se han comenzado a infiltrar a Costa Rica. Los carteles de drogas han sido conocidos por esconder grandes cantidades de contrabandos en los parques nacionales de Costa Rica. Los guardaparques de Costa Rica están intentando combatir este tipo de actividades, pero con tanta tierra deshabitada puede tornarse bastante difícil mantener un monitoreo constante de la zona.

El crimen violento se ha convertido en un problema cada vez más grande a lo largo de la costa del Caribe de Costa Rica, pero existen unos cuantos pasos bastantes simples que tomar para evitar el peligro. No salga durante la noche, o deambule en áreas aisladas.

En términos generales, el tráfico de dorgas no afecta a los turistas en particular, sólo bajo el contexto en el que la presencia de drogas ha proporcionado un incentivo mayor para los robos. Dado a que las drogas son más baratas en Centroamérica, incluso los artículos con poco valor para la mayoría de viajeros - como unas gafas de sol baratas - podrían ser arrebatadas y posteriormente vendidas para conseguir drogas.

El Tráfico y la Prostitución

En Costa Rica la prostitución es legal, por lo que este país se ha convertido en un popular destino para el turismo del sexo. El turismo del sexo se ha incrementado últimamente, principalmente en la Costa del Caribe. Tenga en consideración que a pesar de que la prostitución no es un crimen, los turistas que soliciten alguna prostituta corren un riesgo bastante alto de ser robados.

Además, Costa Rica también tiene un problema particular con el tráfico de órganos. Algunos doctores sin escrúpulos se encargan de reclutar costarricenses desesperados dispuestos a vender sus propios órganos a pacientes provenientes de Europa o el Medio Oriente. En el año 2012, un círculo de doctores fueron arrestados por estar vinculados a este tipo de transacciones, y el gobierno de Costa Rica ha comenzado a implementar castigos más severos para este tipo de crímenes.

Seguridad Vial

Hasta los conductores más experimentados concluyen que las carreteras de Costa Rica son desafiantes. Las calles rurales a menudo se encuentran plagadas de huecos que podrían llegar a dañar los coches severamente, durante la época lluviosa las carreteras podrían llegar a erosionarse por completo. Asimismo, conducir de noche es extremadamente peligroso debido a la falta de postes de luz, señales, y barandas. Los conductores locales tienden a arriesgarse, especialmente afuera de las ciudades, donde el tráfico es menos regulado. Además, la enorme población de motociclistas en Costa Rica son famosos por irrespetar las leyes de tránsito y por lo tanto hacer de las condiciones de manejo aún más peligrosas para todos.

En las ciudades, particularmente en San José, el intenso tráfico en el centro proporciona muchas oportunidades para que los ladrones comentan asaltos violentos hacia los vehículos (el ladrón quiebra las ventanas de los coches para arrebatar las pertenencias del conductor/a); los vehículos de alquiler son de los blancos más comunes. Para los criminales, una táctica común es acuchillar las llantas de los coches de alquiler y posteriormente seguir el coche hasta que el conductor se vea obligado a detenerse. Al inicio, los ladronas pretenderán ser ayudantes, pero al poco tiempo se asegurarán de robar los artículos de valor dentro del vehículo.

En Costa Rica, asegúrese de tomar únicamente los taxis registrados de color rojo y naranja. Tome nota del número de la placa de matrícula del vehículo antes de ingresar. En caso de que tome un taxi no registrado, usted estará corriendo un riesgo más alto de ser robado o estafado. Su conductor podría cobrarle una tarifa exorbitante, o peor. En el peor de los casos, los criminales que se hacen pasar por conductores de taxis podrían secuestrar temporalmente a sus pasajeros y llevarlos a un cajero automático, donde los obligarán a retirar dinero.

No obstante, Costa Rica, a pesar de todas sus imperfecciones, todavía es reconocido como un paraíso. Si bien es claro que este artículo tiene la intención de preparar a los viajeros para lo peor para que así puedan disfrutar mejor de su visita, la mayoría de los turistas regresan de sus aventuras en Costa Rica sanos y salvos; deslumbrados por el misticismo tropical de este bello país. La tasa de criminalidad de Costa Rica es más baja que algunas ciudades de Estados Unidos. Por lo tanto, utilice el sentido común y ponga en acción un nivel de vigilancia sensato para asegurarse de disfrutar unas felices vacaciones en Costa Rica.

Los Lugares más Seguros para Visitar

  • La Costa Dorada - una vez compuesta de somnolientas aldeas pesqueras, esta extremadamente soleada región ahora es una de las favoritas para los expatriados.

  • Arenal - este mágico lugar atrae a miles de visitantes cada año con la esperanza de atestiguar a su homónimo volcán y lago. Esta región dispone de una atmósfera rural y sumamente amistosa.

  • La Costa del Pacífico Sur, incluyendo Dominical, Uvita, y Ojochal – estos pueblos selváticos se encuentran dispersos a lo largo de montañas cubiertas de verde y somnolientas playas, y la región dispone de todo lo que la mayoría de las personas desean encontrar en una aventura costarricense. Los carteristas podrían tener a los turistas en la mira, pero el área normalmente no es violenta.

  • La Costa del Pacífico Central. De nuevo, los ladrones y los estafadores podrían tener a los turistas en la mira, especialmente en el pueblo turístico de Jacó, pero el crimen no se compara al que se puede enfrentar en San José. Para alejarse de las tiendas de souvenirs (y del peligro latente) de Jacó, visite el pueblo y el parque nacional de Manuel Antonio, el cual es hermoso y seguro.

Cosas a Considerar

  • Hatillo, un distrito de San José: este vecindario de bajos ingresos tiene una de las peores reputaciones en Costa Rica, hogar de muchos narcotraficantes de nivel bajo y medio. A pesar de que es un lugar culturalmente interesante, los turistas deberían evitar este distrito, particularmente durante las noches.

  • Jacó, ubicado en la Costa del Pacífico: a como fue mencionado anteriormente, Jacó se ha convertido en una área más difícil de visitar, con el incrementado narcotráfico y la prostitución.

  • Limón, en la Costa del Caribe: a pesar de que Limón sigue siendo un lugar de interés para muchos viajeros, incluyendo su salvaje carnaval, el gobierno costarricense ha identificado a esta provincia como un lugar donde el crimen va en aumento.

Consejos de Seguridad

  • No deje artículos de valor ni ningún tipo de equipaje en su vehículo. Si alguna de sus pertenencias queda visible desde la calle, usted correrá el riesgo de que las roben.

  • Deje la joyería llamativa en su casa, y absténgase de traer artículos como cámaras lujosas durante la noche.

  • Haga una copia de su pasaporte para que la pueda llevar con usted mientras que su pasaporte real queda guardado en la caja de seguridad de su hotel.

  • No desatienda pertenencias en la playa, como por ejemplo su teléfono celular, ni por un segundo.

  • Evite caminar o andar en bicicleta por la noche. Utilice un taxi registrado o un vehículo.

  • Los aeropuertos son bastante populares para los carteristas, especialmente en las ajetreadas puertas de salida. Mantenga su billetera y su pasaporte en un lugar seguro, como en un bolso de mano con zipper o en el bolsillo cercano al pecho de su chaqueta.

  • Conducir en la noche es poligroso no sólo debido a la mala condición de las carreteras, pero también por los asalto en las carreteras. En caso de que sus llantas hayan sido estallados, o que un coche detrás suyo le golpee el guardabarros, asegúrese de no detenerse. Continúe conduciendo hasta alcanzar un lugar seguro, o por lo menos un lugar con gente alrededor, como una gasolinera o restaurante.

  • Evite la playa durante la noche. Los turistas que deambulan por las playas en la noche son un blanco fácil para los asaltos.

  • Evite los cajeros automáticos que estén escondidos o aislados, y no retire dinero en la noche.

  • Utilice únicamente los taxis de color rojo (con un triángulo amarillo en la puerta), o naranja.

  • No deje sus pertenencias sin atender en su vehículo.

  • Acepte servicios de guías turísticos de compañías reconocidas únicamente.

  • No se emborrache en público. Evidentemente, las personas bajo la influencia son blancos perfectos para los criminales.

  • No compre o acepte drogas de nadie.